Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

El triunfo de la televisión basura. La lobotomización de los ciudadanos.

Lob

El triunfo de la televisión basura , lo que es lo mismo, la lapidación de los intentos de mejorar la educación.

 

Cualquier intento de mejorar el sistema educativo tiene que verse sistémicamente. Por esta razón no se puede separar el proceso educativo de lo que ocurre en los medios de comunicación, y entre ellos especialmente el televisivo debido a que está presente en todos los hogares especialmente a la hora en que los alumnos están de regreso en sus casas.

Hace no mucho tiempo en que la televisión jugaba un complemento importante en la labor educativa, hoy a devenido en el principal enemigo de la educación de nuestra niñez y de nuestra juventud.

Es triste ver como los responsables del sistema educativo en el Estado no se ocupan de esta lacra que entrampa todos los esfuerzos que se hacen por elevar el nivel educativo de nuestra juventud. Digo juventud, porque para el resto simplemente lo que hay es un permanente desayuno de sangre y muerte, dosificado con las telenovelas del más bajo nivel cultural y que van incrustando paradigmas de comportamiento social retrógrados y destructivos de valores positivos, que nos preparan para los chismes de la noche plagados de violencia de modo que nos vayamos reconfortados a dormir.

Los especialistas pedagogos, psicoanalistas, psicólogos, antropólogos señalan que la televisión de hoy es la peor de todas las que hubo, a pesar de hoy cuenta con una parafernalia técnica de que antes no disponía.

Hoy ya no queda un solo programa de información y de análisis de valía. Se ha impuesto el modo chicha, en donde los titulares que hay vienen cargados de agresividad extrema, apelando al morbo para captar emociones dañando a los televidentes con los paradigmas que les interesa imponer.

Este fomento de la violencia en los noticieros está generando miedos colectivos que impiden ver el problema social de fondo y todo esto amparándose en la libertad de prensa bajo la cual se difunde maquiavélicamente una sola verdad, la del monopolio de la verdad.

Este fomento de la violencia en los noticieros dramatiza las noticias y vende un mensaje en donde se banaliza la muerte con la consecuencia de que ahora la calle ha dejado de ser un espacio de interacción y de civismo para los ciudadanos y ha pasado a ser un espacio que tratamos de evitar en lo posible y en donde tenemos una actitud de temor frente a todos.

Muchas veces estas noticias sólo resaltan lo anecdótico en vez de profundizar en el tema de fondo imposibilitando la reflexión.

Ya no existe debate de temas de interés nacional sólo priman los paradigmas del individuo empresario astuto, hábil, sin reglas, sin ética y sin moral que busca ser hábil para sacarle la vuelta a las reglas.

Es evidente aquí el conflicto entre la libertad en los medios y los valores de la salud mental de los ciudadanos que se basa en el respeto a su dignidad y a la formación y educación de los niños y adolescentes en ciudadanía. Esta situación tiene impacto directo en la formación de la identidad de nuestra juventud y en su desarrollo integral.

Estos paradigmas que se vende en los programas de consumo popular muestran individuos que son puro físico natural o artificial y que paralelamente son resúmenes de ignorancia y de vulgaridad que se comportan con un despreciable figuretismo semejante al de mascotas. Los sujetos en estos programas paradigma lucen ensimismados cual autistas en un circulo de endogamia idiota.

Al no haber partidos políticos sólidos ni espacios de discusión y de información quedan los individuos aislados abrumados por el mercado y el consumo, incapaces de tener capacidad de indignación.

El paradigma que se vende tiene una única meta: la de  ser rico. Esto ha destruido las estructuras comunitarias y ha surgido una situación de total banalidad e individualismo generando graves problemas de salud mental.

Esto ha generado que se esté construyendo ciudadanos unipersonales, en donde lo único que les interesa es su individualidad, egocéntrica y hedonista a costa de quien no importa.

Esta televisión está contribuyendo a la anarquía, a la anomia, y a la incapacidad de pensar en metas de trascendencia social; pretende individuos lobotomizados[1] de modo de no tener opinión propia.



[1] Se suele decir de alguien que está lobotomizado como sinónimo de tener escasas luces o de estar alienado y no molestarse en desarrollar opiniones propias.