Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

Diez principios del Urbanismo

Acaban de ser elegidas nuevas autoridades municipales y regionales y las promesas que han sido parte de cada campaña avizoran un cambio.

Por Vladimir A. Arana Ysa, urbanista

Sin embargo, esto no asegura que las políticas municipales y regionales promuevan el desarrollo sostenible de la ciudad. Por ello, es importante revisar algunos principios de urbanismo que debemos tener en cuenta a la hora de proponer normas, políticas y proyectos que cambien la fisonomía de la ciudad.

1. La ciudad funciona en una economía de mercado. Debido a que los bienes que se encuentran en la ciudad, como el suelo, están en función de una oferta accesible y una demanda. Pensar que las invasiones y la ocupación y densificación informal van a detenerse con un nuevo reglamento es desconocer este principio. Entonces, se requieren de políticas inclusivas que permitan un acceso rápido y formal a los bienes de la ciudad.

2. Las ciudades concentran la toma de decisiones. Por un lado porque concentran un mayor volumen de población y por otro porque las organizaciones administrativas y generadoras de políticas se encuentran en ciudades. Para mejorar la calidad de estas decisiones, los hacedores de políticas deben incluir, más que en ninguna otra parte, espacios de diálogo y concertación en las ciudades.

3. La ciudad consume recursos y servicios ambientales que no produce. No hay ciudad que viva totalmente de los recursos naturales que solo se producen dentro de los límites de la ciudad. El agua, la calidad del aire y otros aspectos ambientales son producidos fuera de las ciudades. Por ello, las municipalidades deben también invertir en mantener estas condiciones biofísicas y que muchas veces se encuentran en partes altas de las cuencas.

4. Las ciudades articulan la producción. Por ello deben prepararse para recibir y mantener en buena calidad la producción que provenga del resto de la región, así como para exportarla. Mantener esta condición articuladora de las ciudades es promover el empleo en cada ciudad.

5. A mayor aglomeración de actividades, mayor riesgo de externalidades. Esto debido a que si aumentamos excesivamente la densificación en zonas no preparadas para ello, se pueden originar pérdidas económicas causadas por el incremento de la contaminación, la congestión vehicular, la inseguridad ciudadana e inclusive el incremento de conflictos sociales.

6. El problema de la ciudad es más que la suma de los problemas de los barrios. Una lista de deficiencias de cada parte de la ciudad no incluye, por ejemplo, cómo aprovechar las oportunidades existentes, la implicancia en las futuras generaciones o los conflictos que se generan en la interacción de estas deficiencias. Es necesario un enfoque más estratégico en la gestión urbana.

7. A mayor pobreza urbana, mayor potencial de cohesión social. Pues la necesidad agudiza el ingenio, inclusive en modelos de organización social, que pueden fortalecerse e incrementar la sostenibilidad del desarrollo de la ciudad.

8. A menor crecimiento económico urbano, más informalidad. La falta de ingresos hace que los más pobres busquen soluciones inmediatas generalmente informales. Sin embargo, los sistemas administrativos no están diseñados para pobres, y esto nos hace pensar en la necesidad de reenfocar la gestión hacia los más pobres.

9. Los espacios públicos expresan la cultura de la ciudad. La desaparición o reducción de espacios públicos y su acceso disminuye la capacidad de las personas y sus barrios de expresar su cultura, celebrar sus fiestas y tradiciones y compartir en comunidad. Ciudades sin identidad y sin individualidad son ciudades que han perdido estos espacios.

10. El ambiente urbano transforma las condiciones socioeconómicas y viceversa. Por lo que un mejor ambiente en la ciudad genera gente más saludable y productiva. Las municipalidades y gobiernos regionales deben poner más énfasis en mejorar la calidad ambiental de la ciudad.

Fuente: El Comercio

Detalle de la Noticia: AQUI