Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

La Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana

IIRSALa Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA) es un foro de diálogo entre las autoridades responsables de la infraestructura de transporte, energía y comunicaciones en los doce países suramericanos. IIRSA tiene por objeto promover el desarrollo de la infraestructura bajo una visión regional, procurando la integración física de los países de Suramérica y el logro de un patrón de desarrollo territorial equitativo y sustentable.


En el portal del MTC se señala que el Perú forma parte de la “Iniciativa para la Integración de Infraestructura Regional Sudamericana – IIRSA”, que emana de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno realizada en Brasilia en el año 2000, la misma que involucra a los doce países de América del Sur. IIRSA ha proyectado nueve Ejes de Integración y Desarrollo a nivel sudamericano.

El Perú participa en cuatro de estos ejes:

• Eje Amazonas (Perú, Ecuador, Colombia, Brasil)
• Eje Perú-Brasil- Bolivia
• Eje Interoceánico (Brasil-Paraguay-Bolivia-Perú-Chile)
• Eje Andino (Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Bolivia y Chile)

Punto de vista de la Asociación Civil Labor:

Punto de vista de ALAI:

Sistema de información geográfica de IIRSA

Publicación de un blog regional del Cusco: miércoles 12 de mayo de 2010
IIRSA: integración para los ricos, a costa de los pueblos

Publicado por: Blog regional

¿Qué es IIRSA?
La Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA) es un programa que busca la integración física de América del Sur basándose en el desarrollo del transporte, la energía y las comunicaciones. El tamaño del proyecto lleva consigo grandes impactos a las economías locales, las poblaciones y el medio ambiente.

Se lanzó durante las reuniones de agosto-septiembre 2000 de los doce presidentes latinoamericanos, en Brasilia, Brasil. En esta reunión histórica la coordinación técnica y el funcionamiento de IIRSA se delegó a tres bancos multilaterales de desarrollo: el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (FONPLATA). Estos bancos produjeron conjuntamente un Plan de Acción para diez años con la promesa de hacer realidad las aspiraciones de integración regional.

IIRSA consiste en:
o 10 ejes de integración económica que cruzan el continente y que requieren inversiones significantes en transporte, energía, y telecomunicaciones;
• Eje Andino (Bolivia-Colombia-Ecuador-Perú-Venezuela)
• Eje Andino Sur (Argentina-Bolivia-Chile)
• Eje Capricornio (Argentina-Brasil-Chile-Paraguay)
• Eje del Amazonas (Brasil-Colombia-Ecuador-Perú)
• Eje del Estado Guayanés (Brasil-Guyana-Surinam-Venezuela)
• Eje del Sur (Argentina-Chile)
• Eje de la Hidrovía Paraguay-Paraná (Argentina-Boliva-Brasil-Paraguay-Uruguay)
• Eje Interoceánico Central (Bolivia-Brasil-Chile-Paraguay-Perú)
• Eje MERCOSUR-Chile
• Eje Perú-Brasil-Bolivia
o 7 procesos sectoriales de integración diseñados para armonizar los marcos regulatorios entre los países.


Hasta ahora, se han definido para el financiamiento más de 40 mega-proyectos y cientos de proyectos menores de mejoramiento de infraestructura, con un costo agregado de más de $37 mil millones de dólares. Estos enormes costos contribuirán a incrementar la ya abultada deuda pública regional. Dada la magnitud de la IIRSA y sus impactos potenciales muchas organizaciones ambientales se refieren a esta iniciativa como un “giga-proyecto”.

El 59,53% de la inversión total estimada de la Cartera está dirigido a los proyectos que corresponden al área de transporte, el 40,44% a proyectos de energía y el 0,03% a proyectos del área de comunicaciones.

IIRSA EN EL PERÚ
Proyectos orientados a construcción y mejoramiento de carreteras, construcciones de puertos, hidrovías, hidroeléctricas, centros logísticos entre otras. El Perú participa en cuatro de los diez ejes de integración presentados por IIRSA:
• Eje Interoceánico Brasil-Bolivia-Perú-Chile (San Pablo- Campo Grande- Santa Cruz-La Paz-Ilo- Matarani -Arica-Iquique)
• Eje Multimodal del Amazonas (Brasil-Colombia-Ecuador-Perú)
• Eje Perú-Brasil-Bolivia
• Eje Andino

IIRSA AL 2010
De acuerdo a lo expuesto en la página web de IIRSA, los objetivos y metas que IIRSA deberá cumplir hasta el 2010 se concentran en cuatro áreas de acción:
• Asegurar la Implementación de los proyectos de la "Agenda de Implementación Consensuada";
• Promover un salto de calidad en los procesos de Planificación territorial y de toma de decisiones de inversión en infraestructura de integración;
• Apoyar proyectos específicos de infraestructura de integración a través de la experiencia acumulada en los Procesos Sectoriales de Integración; y
• Fortalecer el proceso de Difusión de la Iniciativa.

¿Quién paga las obras?
Son 247 proyectos (38 mil millones de dólares) de la Cartera IIRSA que han sido concluidos o están en ejecución. 190 (17 mil millones de dólares) fueron financiados por el Tesoro Público, el dinero del gobierno de cada país, 29 (13 mil millones de dólares) fueron financiados por la asociación de inversiones pública-privada (PROINVERSIÓN) y sólo 28 (7 mil millones de dólares) han tenido el financiamiento de la inversión privada.

Las obras son concesionadas al sector  privado. Los Estados actúan como garantes ante la banca multilateral y en caso de resultar un mal negocio, son encargados de asumir la garantía o pagar las pérdidas que se ganan en la concesión.

Pero hay también otros costos de los cuales nadie habla: ¿Quién paga los daños al medioambiente? ¿Las tierras invadidas? ¿Las curas para enfermedades causadas por la construcción y el uso de las obras?
¿Quién es responsable de ello?

Son varias instituciones que son responsables para los proyectos de IIRSA. Ministerios peruanos, agencias públicas como Pro inversión, instituciones financieras como el Banco Interamericano de Desarrollo BID o empresas que tienen concesiones o construyen las obras.

Consecuencias del IIRSA
•    Alto riesgo para los recursos naturales, afecta áreas de alta concentración de biodiversidad y podría provocar deforestación, agotamiento de fuentes de agua y desaparición de especies oriundas.
•    Formación de nuevos asentamientos de poblaciones, principalmente en la Amazonía. La construcción de vías de comunicación favorecerá las colonizaciones y la migración.
•    La combinación de las inversiones en la construcción de carreteras, hidrovías, y en las represas propuestas provocará desplazamiento de los pueblos rurales e indígenas, migración masiva y deforestación.
•    Aumentarán las exportaciones de bienes naturales y producción agraria de mono cultivos y la producción minera de bajo valor agregado y de elevados costos sociales y ambientales para los pueblos afectados. La actividad comercial crecerá pero con los productos brasileros que tendrán salida para el Pacífico, no se garantiza que los productores locales puedan competir con las mismas oportunidades.
•    Afectará ecosistemas que sirven de hábitat para comunidades aisladas o pueblos no contactados.
•    Implica un endeudamiento de miles de millones de dólares para los países. La deuda que surge por la implementación de los proyectos IIRSA perjudicará las economías de los países involucrados.
•    Todas las fases de IIRSA están controladas por los gobiernos centrales, las instituciones financieras internacionales y las empresas involucradas. No se ha considerado a los gobiernos regionales o locales en los procesos de selección, diseño e implementación de los proyectos.

Fuentes: web y documentos oficiales de la iniciativa IIRSA; BIC, BICECA y Both ENDS, www.seguimiento-iirsa.org, Fundación Centro de Derechos Humanos y Ambiente

Seguimiento

HIDROELÉCTRICA DE INAMBARI
Publicado por: Blog regional

miércoles 12 de mayo de 2010

En abril del 2009, se firmo con Brasil un tratado, que permitiría la construcción de seis hidroeléctricas en la selva (Inambari (2,000 MW), Sumabeni (1,074 MW), Paquitzapango (2,000 MW), Urubamba (940 MW), Vizcatan (750 MW) y Chuquipampa (800 MW) y, claro, las líneas de trasmisión correspondientes que serían integradas al sistema brasileño, como parte del Plan IIRSA. El presidente Alan García celebró la potencial inversión de US$15 mil millones y su impacto en nuestra economía.

En el bosque que comparten Puno (distritos Ayapata y San Gabán de provincia Carabaya), Madre de Dios (distritos Huepetue en provincia Manu e Inambari en provincia Tambopata) y Cusco (distrito Camanti de provincia Quispicanchis), se proyecta construir una represa en un área de concesión de 1,700 km2. Solo el 25% de la energía generada por megaproyecto de 4.000 millones de dólares se quedaría en el Perú.

Esta hidroeléctrica generaría 2.000 megavatios (dos veces más energía de lo que genera la hidroeléctrica del Mantaro, la más grande del país), por lo que utilizaría 26,500 millones de m3 de agua y se ubicaría muy próxima al Parque Nacional Bahuaja Sonene.

Concesionaria para su ejecución: consorcio EGASUR, integrado por las empresas brasileñas OAS (51%), Electrobras (19.6%) y Furnas (29.4%).
OAS ha sido investigada por el gobierno de Bolivia en la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos. La empresa Furnas fue expulsada de Ecuador por corrupción.

La empresa EGASUR fue constituida el 12 de mayo de 2008 y la concesión le fue otorgada el 12 de junio de 2008, mostrando una clara irregularidad. La empresa contaba con un capital inicial de S/. 10,000, monto insuficiente para asumir una inversión de 4 mil millones, como requiere el proyecto Inambari.

POSIBLES CONSECUENCIAS DE LA CONSTRUCCIÓN estimadas en este blog
• Quedarían casi 8mil personas distribuidas en 30 localidades que viven en las riberas de los ríos, sobre las tierras que el proyecto estima inundar. Estas poblaciones cuentan con tierras de producción, agropecuaria, pesca, madera y otros productos del bosque. Tendrían que ser reubicadas y hasta ahora EGASUR no dice las condiciones, si serán o no indemnizados y se debe tomar en cuenta que muchas de estas familias ni tienen títulos.
• El embalse ocasionado por la represa, estimado en 41.000 hectáreas requerirá la deforestación de una gran parte de bosques ubicados en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Bahuaja Sonene (4% del parque será afectado). Y hasta el momento no se han presentado los planes de mitigación que se implementarían para contrarrestar estos daños e nuestra ecología.
• Se podrían generar gases de efecto invernadero (carbono y metano), como consecuencia de la descomposición de los compuestos orgánicos sumergidos por el embalse.
• Se deberá construir un gran dique que detenga las aguas del río Inambari, lo que implicará modificar el cauce del río y remover una gran cantidad de tierra.
• Se afectará la ruta natural de los peces migratorios y reducirán el caudal del río Inambari aguas abajo.
• El Ministerio del Ambiente ha calculado los costos de este impacto en US$200 millones, basado en la captación de carbono por hectárea afectada. Aunque se estima que serían mucho mayor, pues no se está considerando el impacto sobre las áreas de servidumbre que tendrían que otorgarse para las líneas de transmisión eléctrica hasta Brasil de 300 Km, ni la alteración de la biodiversidad.
• 19 centros educativos quedarían bajo las aguas
• Alrededor de 106 km, se inundarían de la carretera interoceánica, algunas ya construidas y otras en plena construcción. Se inundaría el tramo II (con 43, 3km), el tramo III (con 1,3 Km), el tramo IV (con 61,5 km)
• Se corre el mismo riesgo que con el gas de Camisea, pues si no se negocia bien los términos del reparto de la energía no necesariamente se asegura la provisión eléctrica del país. Antes de suscribirse cualquier acuerdo el Ministerio de Energía y Minas debe aclarar cuál es la demanda actual y la estimación de cuánto crecerá en el futuro.

Categoria: