Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

Conferencia de Gianni Vattimo

pav

Presentación de Gianni Vattimo.

Auditorio de la facultad de Letras de San Marcos.

22.02.07

Notas y apuntes personales sobre ésta conferencia.

En su conferencia el filósofo italiano trató los siguientes puntos . :

1. Hace referencia a Theodor Adorno, quién reprochó a la metafísica el problema de los universales.

Esto se puede resumir en la pregunta ¿Qué clase de realidad tienen los conceptos? Aquí Vattimo hace referencia al problema del conocimiento, a la hermenéutica como metodología de la interpretación, al problema de la verdad, al conocimiento como comprensión crítica, a la teoría y critica de la cultura europea.

2. Hace referencia a la significación ética del otro. Hace referencia al primado de la ontología.

Hace referencia a la esencia del hombre y plantea las siguientes cuestiones:

La esencia del hombre de matar, matar por la verdad

¿Por qué la visión del rostro no es ya visión, sino audición y palabra?

¿Cómo puede describirse el encuentro con el rostro - es decir, la conciencia moral - como condición de la conciencia en sentido estricto y del desvelamiento?

¿De qué modo se afirma la conciencia como imposibilidad de asesinar?

¿Cuáles son las condiciones de la aparición del rostro, es decir, de la tentación y de la imposibilidad del asesinato?

¿De qué modo puedo aparecerme a mí mismo como rostro?

¿En qué medida, en fin, la relación con otro o la colectividad es nuestra relación - irreducible a la comprensión - con lo infinito?

Si hay una esencia de algo que nos identifica entonces podemos matar.

Afirma que una vez que identificamos el pensamiento filosófico como universal entonces tenemos el derecho de oponernos.

3. Hace referencia a Emmanuel Levinas – El filósofo francés de la otredad.

La reflexión llevada a cabo por Lévinas a propósito de la cuestión del Otro y la alteridad, es a menudo considerada y clasificada al interior de una filosofía de la diferencia, a la cual hace referencia para afirmar que el hecho de mirar a otro lado es una forma de violencia. En relación a este punto Vattimo señala que al reducir al sujeto como solo un individuo se le elimina su valor como ser.

4. Vattimo indica que La metafísica prepara Auschwitz – Adorno.

Esta afirmación está en el contexto de que la no posibilidad de una fundamentación del pensar es uno de los aspectos más críticos de la posmodernidad. La formulación de Vattimo, como primera caracterización de un «pensamiento débil», toma la forma de que: No hay fundamentación ni última, ni única, ni normativa.

Las razones aducidas por Vattimo se remiten al fracaso en la búsqueda de otra fundamentación experimentada en la fenomenología y el estructuralismo de los años sesenta, así como también en el ámbito de los neomarxismos.

Esta cuestión del adiós a los fundamentos conduce a una segunda cuestión que es su complemento y su concreta explicitación. El adiós al fundamento, el final de los metarrelatos significa también -- el fin de la metafísica. El tema del final de la metafísica parece ser algo aceptado y compartido por casi todas las corrientes de pensamiento influyentes en nuestro siglo.

Adorno, en el último capítulo de la Dialéctica negativa, ve una estrecha relación entre modernización y metafísica. Y también para él la explosión de la violencia es un paso decisivo en el camino de superación de la metafísica. Auschwitz no es sólo la consecuencia de una determinada visión racionalista del mundo, es, sobre todo, la visión anticipada de lo que es un mundo totalmente administrado: «la absoluta indiferencia hacia la vida de todo individuo».

La metafísica, y en general la «cultura», prepara Auschwitz porque encubre y olvida los derechos de lo vital inmediato. Pero el problema subsiste: Si se favorece la conservación de esa cultura se es cómplice, si se niega se favorece la barbarie. El puro desenmascaramiento de la violencia metafísica se convertiría en una metafísica nihilista igualmente violenta.

El fondo real de las cosas, para Adorno, no es la insensatez total del nihilismo. En la crítica de Adorno esta definido lo esencial de la crítica posnietzscheana y posheideggeriana a la metafísica: La experiencia histórica de la violencia ligada a la metafísica es aquello por lo que el pensamiento se vuelve contra ella.

Esa indiferencia hacia lo individual, lo contingente y lo caduco, indiferencia que siempre ha sido el contenido esencial de la metafísica, es lo que la desacredita definitivamente. Auschwitz es su evidencia manifiesta. Vattimo añade que la argumentación de Adorno debería atribuir al post-Auschwitz también el significado de una posible media vuelta.

Vattimo señala que la metafísica es el error de pensar, e indica que el ser del que nos ha hablado la metafísica es error, pero el error, las formas simbólicas producidas por las culturas a lo largo del tiempo, es el único ser, y nosotros somos sólo en relación con todo ello.

Para que nuestra tecnología tenga sentido.

5. Vattimo hace referencia al mundo de las ideas, al mundo del lenguaje. Se refiere a la obra de Nietzsche- siempre alrededor de un lenguaje.

Para Nietzsche la fuente del lenguaje y del conocimiento no esta en la lógica sino en la imaginación y sostiene que el edificio de la ciencia se alza sobre ese origen. Para Nietzsche el hombre es un animal social que ha adquirido el compromiso moral de men tir "gregariamente", pero con el tiempo y el uso. Por eso la Metafísica se puede emplear como poesía, subrayando la significación de las apariencias y la función de la invención y falsificación en la narración, poesía y mito.

Aquí se encuentra presente el dualismo platónico, entre el lenguaje filosófico, el lenguaje de la verdad y el lenguaje literario, el lenguaje de la retórica. De este modo Nietzsche habla del engaño artístico, del culto a lo falso, se basa en la voluntad de ilu sión.

Nietzsche resume su doctrina en las siguientes palabras:

«Parménides dijo: No pensamos lo que no es. Nosotros en el otro extremo, decimos: lo que puede ser pensado debe ser ciertamente una ficción». Por esto Nietzsche no se cansará de repetir que la apariencia, la ilusión y la ficción no han de ser censuradas: «El perspectivismo nos es necesario». Se trataba de inventar irrealidades y hacerlas creíbles hasta el punto de lograr que, por la fe de los hombres, tomaran cuerpo: que se convirtieran en realidades.

6. También se refiere al Orden lingüístico_y a que se usa la lengua como convención -– es un hecho del poder

Vattimo se refiere a que el fenómeno de la globalización que vivimos actualmente ha provocado cambios lingüísticos muy importantes a escala mundial. El inglés se ha convertido en la lengua internacional, del poder económico y político, y se está convirtiendo en la lengua de las clases sociales altas y la juventud. Paralelamente, sin embargo, las lenguas regionales también están experimentado una gran difusión, gracias a las nuevas interacciones sociales y al apoyo económico de los gobiernos que las representan, como el caso del chino. A su vez, y como resultado de estas dos tendencias, surge el sentimiento de arraigo de las comunidades locales, que ven la lengua local como signo de autenticidad que hay que defender frente al fenómeno de la globalización y de la regionalización. Nos dirigimos, pues, hacia una sociedad multilingüe, en que cada lengua debe tener sus propias funciones sociales distintivas, aunque sea inevitable que se generen conflictos entre las lenguas en contacto. Ante esta situación, el autor anticipa una pérdida de la hegemonía del inglés a favor del aumento de les lenguas regionales y una futura extinción de las lenguas minoritarias.

7. Vattimo hace referencia a la metafísica. Al problema de asumir el ser verdadero. Se refiere a la objetividad. ¿La metafísica es requerida para quien? Hace referencia al pensamiento de Wittgenstenstein.

En la filosofía de Wittgenstein hay una serie de palabras que fueron convertidas en llaves maestras para entrar a su pensamiento. Decir "juego de lenguaje" y "forma de vida" abre las puertas de la caverna.

Wittgenstein discutió y elaboro una serie de problemas lógicos en un circuito teórico frecuentado por Frege, Russell, Carnap, Moore, Ramsey y el de sus colegas de la universidad de Cambridge. Un mundo, en una época en que en Alemania Husserl, Heidegger y Cassirer tensaban otro tipo de tela filosófica, y en Francia buscaban cómo salir de la filosofía de los profesores, tiempos en los que Sartre, el futuro héroe de la posguerra, buscaba su camino por la psicología fenomenológica.

El mundo de Wittgenstein había decretado la muerte de la metafísica a la que había relegado al sin sentido, categoría no muy lejana de la locura o del delirio de interpretación. El ideal de una lengua algorítmica, transparente, calcada sobre el diseño de lo real, debía modelarse según los parámetros de la lógica matemática. Es la era del ideal de la Ciencia con mayúscula, ya despegada del Saber, noción de los espiritualismos filosóficos.

¿En que consiste la metafísica?

El campo de trabajo de la metafísica comprende los aspectos de la realidad que no se pueden investigar empíricamente, aquellos que son inaccesibles a la investigación científica. Es la disciplina fundamental de la filosofía. Trata los problemas centrales y más profundos de la filosofía, tales como los fundamentos, las estructuras más generales, el sentido y la finalidad de la realidad toda y de todo ser.

La metafísica pregunta por los fundamentos últimos del ser y de lo existente, en tanto que es. Su objetivo es lograr una comprensión teórica de la esencia y de los principios últimos generales más elementales del ser. Lo que en este caso significa "ser" se entiende de diferentes maneras, por lo que el ámbito de estudio es amplísimo. Las dos preguntas fundamentales de la metafísica son:

1. ¿Por qué existe algo, y no más bien nada?

2. ¿En qué consiste la realidad de lo real – qué es ser considerado en sí mismo?

No sólo se pregunta entonces por el origen, sino también por la constitución y la interrelación de todo lo que es, es decir, de la realidad en su totalidad. Además aspira encontrar las características más elementales de todo lo que es: La cuestión planteada es, si hay características tales, que se le puedan atribuir a todo lo que es y si con ello pueden establecerse ciertas propiedades del ser.

Los objetos de investigación de la metafísica resultan siendo sobre todo los siguientes:

ser, la realidad, la nada, la mente, la naturaleza, Dios, la verdad, la libertad, la posibilidad, el cambio, etc.

cuál es la relación entre los universales y los particulares. (problema de los universales)

la determinación de la relación entre realidad, en tanto tal, y la realidad tal como se le presenta al hombre a través de su capacidad para acceder al conocimiento

cuál es la relación entre ser y deber ser (cfr. "falacia naturalista")

La metafísica desarrolla las categorías centrales de la filosofía: materia y forma, acto y potencia, esencia, ser, sustancia, accidente, fin , etc. Su bagaje conceptual es la base de todas las demás disciplinas filosóficas e incluso, de manera indirecta, de casi todas las ciencias particulares en general.

8. Vattimo recuerda que Uno se inventa el lenguaje – que es un compromiso con una propia decisión.

De acuerdo con Nietzsche crear la mente de uno es crear el lenguaje de uno, antes de dejar que la extensión de la mente de uno sea ocupada por el lenguaje que otros seres humanos nos han legado. Nietzsche concebía, el conocimiento de sí como una creación de sí. El proceso de llegar a conocerse a sí mismo, enfrentándose a la propia contingencia haciendo remontar a su origen las causas, se identifica, con el proceso de inventar un nuevo lenguaje, esto es idear algunas metáforas nuevas. La única manera de hacer remontar a su origen las causas del propio ser sería la de narrar un historia acerca de las causas de uno mismo en un nuevo lenguaje.

En relación a los ordenes de los conceptos, Vattimo reivindica el pensamiento débil, y propone una actitud filosófica atenta a los distintos intereses que están en juego y a las variadísimas interpretaciones que se hacen sobre las cosas, para escapar así de los unívocos conceptos que pretenden abarcarlo todo. "No hay una única manera de describir objetivamente los hechos", comenta, y también dice que "la verdad de las cosas depende del lugar que se ocupe para interpretar lo que ocurre".

Para Vattimo cada concepto surge en un ambiente afectivo: Por su órbita afectiva, por su universo de intereses, de existencia; por lo tanto, cuando hace filosofía se pregunta ¿ejercito los afectos o los conceptos? Sostiene que ambos. Dice que si no tuviera afectos no le importarían en absoluto los conceptos (¿por qué me ocuparía de conceptos si no hubiera pasiones debajo?). Los conceptos viven solamente en un ambiente afectivo, el de las emociones, el de las relaciones conmigo, con los demás. No haría distinción entre ellos.

En relación a la verdad sostiene que la verdad que al final se impone es la del más fuerte. Para Vattimo no existe una verdad incuestionable, definitiva, objetiva. Sostiene que ya no sirve el argumento que afirma, por ejemplo, que la economía de mercado es la mejor, la única, porque es verdadera. Es simplemente una opción más y, como todas, discutible. Afirma que decimos que algo es verdadero porque partimos de unos datos previos que nos conducen a defender que eso es así. Es lo que Heidegger llamaba la "apertura" al mundo, el lugar desde donde se ven las cosas y que condiciona las distintas interpretaciones.

9. Sostiene que el lenguaje es un Acto de poder social / aceptar los términos

Sostiene que el lenguaje depende de las relaciones de poder social. Esto es, de cómo se presenta y cómo se difunde una determinada versión de los hechos, independientemente de la potencia explicativa que tenga su coherencia interna. En otras palabras, la interpretación de una realidad se impone de acuerdo a la actividad de persuasión que el poder ejerza.

Se refiere al pensamiento único, en donde el poder siempre tiene la razón.

Indica que esta necesidad de afirmar el ser --> es una necesidad del poder

Se pregunta ¿Quienes dicen la verdad? --> los que tienen el poder

Se pregunta ¿Quien dice que el mundo es racional? --> solo lo dice quien tiene el poder

Todo esfuerzo por el orden --> es un orden del poder.

Sostiene que en la tradición occidental --> La racionalidad del ser se basa en una relación del poder.

Vattimo sostiene que Progreso, Conocimiento Científico, Tecnología, Rendimiento, Mundo Libre, Libertad Individual; lemas bajo los cuales las sociedades de masas y (más correctamente, los seres humanos que las constituyen), viven aplastados, obnubilados, corriendo por la sobrevivencia; manipulados y manipuladores, sin poder desentrañar ni deshacerse de la maraña de artefactos, instalaciones y maquinaciones de quienes detentan una mayor cuota del poder real, de quienes han ido creando y reproduciendo este mundo mediatizador. Sostiene que contribuyen decisivamente a este mundo los medios de comunicación de masas que en mayor o menor medida son un gigantesco artefacto de manipulación manejado por el poder real.

10. Vattimo expone que no permitir más una pregunta --> es violencia filosófica.

Trata el tema de la Objetividad metafísica y de la objetividad autoritaria

Sostiene que llegamos a la verdad cuando acordamos.

Verdad dentro de un paradígma -- verdad es acuerdo.

Panelistas.

José Ignacio López Soria como panelista de la conferencia señala que en el Perú se legitima la violencia e identifica una violencia en relación con la habitación, al haberse despojado a la población de su tierra con la conquista; indica también la presencia de una violencia lingüística, que ocurre al haberle quitardo su lengua, al haberse despojado al poblador de su poder de expresión. Se refiere a una identidad atribuida, con un idioma impuesto y que se continúa imponiendo.

Plantea que hay que buscar "la letra en que nació la pena", y la respuesta a ¿Cuándo se jodió el Perú?, en el proceso de una socialización que impide el encuentro enriquecedor de todas las sangres, con la legitimación de la occidentalización. Señala que estos son absolutos que producen la violencia, y que el discurso lo que hace es legitimizarla.

Afirma que esto no es un problema antiguo, sino que no nos hemos reconciliado con la diversidad y que la vemos como desventaja. Señala que ésta es mas difícil de gestionar, pero se pregunta ¿En donde está el derecho al discenso? Y que el aceptar el un individuo un voto, es violencia, por lo que sostiene que la filosofía de Vattimo, la ontología débil, nos puede ayudar, desde la particularidad frente a lo universal. Afirma que tiene que haber conocimiento dialogante e interpretativo y que a la verdad no se llega por consenso. Sostiene que el carácter radical de la historicidad nos impide dialogar con el pasado. Concluye que una estrategia al respecto es la de debilitar las categorías que nos llevan a la violencia.

José Carlos Ballón Vargas

Comentando la exposición de Vattimo señala que hablamos de violencia discursiva y no de violencia fáctica.

Hace referencia al libro de Heidegger Ser y tiempo.

Plantea la necesidad de convivencia multicultural.

Señala que la libertad es la del que se opone.

Zenón de Paz

Señala que se requiere una lectura de la historia, emancipatoria.

Plantea que la hermenéutica sigue una tradición conservadora guiada por el peso de la tradición.

Señala la necesidad de la revaloración de los discursos.

Discute el termino Interpretación.

Plantea desconfianza en la técnica, y plantea una crítica de la verdad objetiva.

Rechaza el fundamentalismo y sostiene una concepción del mundo como conflicto de interpretaciones.

Señala que la modernidad lleva al debilitamiento de los fundamentalismos y abriga la esperanza de que éstos se debiliten.

Sostiene que discutir la política desde la hermenéutica es útil, y que la sospecha emerge de notros que somos los marginados.

Hace referencia a Nietzsche, a la muerte de los pueblos y al estado universal. Aquí interpreto que hace referencia al Estado, que ha suplantado la autoridad por el autoritarismo del Estado técnico moderno -- maltusiano al fin, pues para el liberalismo inmanentista, sólo debe sobrevivir y triunfar el más capaz, el más apto. Esta referencia, en mi concepto, es a la marcha hacia un Estado universal en manos de una superpotencia, y a las luchas étnicas y religiosas que mantienen minorías en estado de diseminación , en su pretensión desesperada por mantener sus autonomías y características de "pueblos o estados autónomos": en la que el mundo asiste sin saberlo a una lucha a muerte entre este Estado Universal, tantas veces deseado, y la libanización de un nomadismo al que se lo ha denominado extrañamente "terrorismo", y que no constituye sino la contracara del inmenso "terror del poder que imponen las megacorporaciones".

En relación a la Metafísica, se refiere al problema de asumir el ser verdadero.

Se refiere también al concepto de objetividad y hace referencia a Adorno y al concepto de organización total.

Por ejemplo cuando Adorno se refiere a la sociología empírica señala que permite en ciertas aplicaciones prácticas, (usada por el mercado y por la administración), manipular a los sujetos, sujetos que perciben, se comportan, y lo hacen en función de ciertas opiniones. Es a estas opiniones y comportamientos hacia lo que se dirigen los métodos estadísticos; por ello dice Adorno que privilegian lo subjetivo bajo una objetividad del método. Tales métodos no penetran en la objetividad de la cosa misma, es decir, en la causalidad, en los imperativos de la objetividad económica, en la totalidad social, uno de cuyos momentos es el individuo.

Cuestiona la obra de Vattimo por su sesgo eurocentrista.

Percy Acuña Vigil

25.02.07

Gianni Vattimo ha sido el principal impulsor de la expresión pensamiento débil, muy ligado a lo que se ha dado en llamar la posmodernidad. Sin embargo, su dilatada trayectoria filosófica no puede reducirse al debate sobre el pensamiento débil, sino que empieza mucho antes. Podría decirse que Vattimo pertenece al linaje de pensadores que forman parte del mismo árbol genealógico que Nietzsche, Heidegger y Gadamer. De hecho, fue discípulo de este último y se convirtió en el traductor al italiano de su obra magna, Verdad y método.

Gianni Vattimo cree que, en una sociedad secularizada como la nuestra, ya no es posible un pensamiento fuerte (es decir, ya no tiene sentido ambicionar la construcción de un sistema filosófico perfectamente estructurado que lo explique todo sin dejar resquicios). En este contexto, la condición posmoderna se describe como un distanciamiento respecto de los ideales básicos de la modernidad (tales como el progreso y el arte de vanguardia), un alejamiento que nos obliga a resituarnos frente al mundo con una actitud distinta.

Vattimo es reconocido internacionalmente por sus trabajos sobre la filosofía de Nietzsche y de Heidegger, y por su desarrollo conceptual del "pensamiento débil" como característica dominante de la época actual. Se puede decir que el pensamiento débil, como oposición al pensamiento fuerte o metafísico, rechaza la posibilidad de que exista una verdad única y absoluta, y postula la necesidad de aceptar que el ser humano habita un mundo en el que las certezas han sido desplazadas por las verdades parciales y el relativismo.

Sin embargo los peligros de caer en el irracionalismo son evidentes para alguien que toma a Nietzsche y a Heidegger como referentes, pero intenta que sus planteamientos no caigan en la deserción de la civilización, sino en la emergencia de una nueva sociedad donde la complejidad, el desarraigo y la fluidez en la manera de relacionarnos los unos con los otros sean valores en alza que favorezcan, entre otras cosas, la liberación de las minorías. Su apuesta por la necesidad de una transformación social se refleja en su decisión de intervenir en política, primero como miembro del Partido Radical y luego en la coalición de izquierdas italiana.

Afirma que si uno no es un nihilista ni siquiera sabe escuchar. Ahora se habla mucho de diálogo, pero el diálogo debería ser una investigación. No se trata, por ejemplo, del diálogo como se pensaba al comienzo del psicoanálisis (donde hay uno que lo sabe todo y otro, pobrecito, tirado en el diván tratando de entender algo), o del diálogo socrático, en el que Sócrates sabe, y conduce a la persona que dialoga con él. Ahora estamos en una situación en la que, como ya no hay nadie que pueda pensar que conoce toda la verdad, deberíamos ser más abiertos a la idea de que, si hay una verdad, es aquella que sucede en el diálogo. Vattimo señala que no es correcto decir que nos hemos puesto de acuerdo porque hemos encontrado la verdad, sino que hemos encontrado la verdad porque nos hemos puesto de acuerdo. Afirma que el nihilismo es, fundamentalmente, la idea de que hemos arribado a un punto en el que ya no podemos creer que existen verdades únicas dadas una vez, cognoscibles objetivamente por medio de la razón.

Vattimo se hizo conocido por la manera fecunda en que logró vincular los tres legados fundamentales de la filosofía contemporánea —el nihilismo de raíz nietzscheana, la crítica de Heidegger a la metafísica y las herramientas conceptuales de la hermenéutica— con el pensamiento católico y cristiano, para la conformación de una especie de nuevo humanismo que él llamó "pensamiento débil", no porque padezca alguna debilidad sino porque procura el "debilitamiento del ser". El "pensamiento débil", dice Vattimo, busca debilitar al ser, o sea dejar de atribuirle "características fuertes" (desde todo punto de vista) para reconocerlo, en cambio, "ligado al tiempo, a la vida y a la muerte". Sólo así —afirma Vattimo— será posible la "emancipación humana", la "progresiva reducción de la violencia y de los dogmatismos".

Bibliografía recomendada:

El fin de la modernidad, La sociedad transparente, Más allá del sujeto, Más allá de la interpretación, Creer que se cree, Introducción a Heidegger, Introducción a Nietzsche, Ética de la interpretación, El sujeto y la máscara, Después de la cristiandad.

Cartegoria: