Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

Los bombardeos de Francia al EI

F1

Francia realizó sus primeros ataques aéreos sobre Estado Islámico en Siria

El gobierno asegura que lo hizo para evitar "ataques terroristas en Francia", y provocó críticas; es la ejecución del cambio de estrategia sobre EI y Bashar al-Assad

Domingo 27 de septiembre de 2015 • 10:04

El 8 de septiembre, una de las aeronaves Rafale despega de una base en el Golfo hacia Siria, para iniciar los vuelos de reconocimiento.Foto:AFP/Min. Defensa Francia

PARÍS, (AFP).

- Tras dos semanas de vuelos de reconocimiento sobre territorio sirio, las fuerzas armadas de Francia llevaron a cabo sus primeros bombardeos aéreos contra el grupo Estado Islámico (EI) en Siria. Según el primer ministro francés, Manuel Valls, los bombardeos fueron contra "santuarios de Daesh (acrónimo en árabe de Estado Islámico) donde se forman los que atacan a Francia", lo que provocó cuestionamientos por parte de un sector de la política francesa.

Decir que se van a impedir ataques terroristas en Francia gracias a unos bombardeos aéreos en Siria es una supina estupidez

Eric Dénécé, director del Centro francés de investigación sobre los servicios de inteligencia (CF2R)


La primer revelación de los bombardeos llegó a través de un comunicado del gobierno de François Hollande. "Bombardearemos cada vez que nuestra seguridad nacional esté en juego", aseguró la nota emitida desde la Presidencia, en la que se remarcó que la operación se dentro de la "autonomía de acción" de Francia en el conflicto, pero "en coordinación con sus socios de la región".

Los bombardeos confirman la determinación de "luchar contra la amenaza terrorista que constituye Daesh (Estado Islámico)", subrayó la presidencia.

Hasta ahora, Francia no había intervenido militarmente en Siria pues temía ayudar indirectamente al presidente Bashar al-Assad, al que París considera principal responsable de la guerra en su país, y de quien exige su salida. Rusia e Irán se oponen y si bien consideran que Estado Islámico es el enemigo en común, ven a Bashar al-Assad como un aliado.

Las circunstancias han cambiado. No podemos dejar que Siria, principal guarida de Estado Islámico, sea una ángulo muerto en nuestra política en Irak

Ministro de Defensa de Francia


"Las circunstancias han cambiado y no podemos dejar que Siria, principal guarida de Estado Islámico, sea una ángulo muerto en nuestra política en Irak", afirmó a mediados de septiembre el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian, para justificar ese cambio de estrategia.

Para Eric Dénécé, director del Centro francés de investigación sobre los servicios de inteligencia (CF2R), el empleo de la fuerza aérea en una estrategia antiterrorista no tiene ningún sentido.

"Decir que se van a impedir ataques terroristas en Francia gracias a unos bombardeos aéreos en Siria es, y peso bien mis palabras, una supina estupidez", asegura.

Francia inició el 8 de septiembre los vuelos de reconocimiento sobre Siria. Desde hace un año, lleva a cabo una campaña de bombardeos en el vecino Irak (operación Chamal, con 215 bombardeos y 344 objetivos destruidos, según el Estado mayor).

Según París, que excluye cualquier intervención terrestre, estos bombardeos en Siria tienen como objetivo prevenir actos terroristas en Europa y se justifican por la legítima defensa.

Un refugiado sirio camina, en una pierna, en el campo de Porte de Saint-Ouen, al norte de París. En el gobierno confían en que debilitar a Estado Islámico frenará el flujo de inmigrantes.Foto:AFP/Joel Saget

 Consulta la primera página de EL PAÍS, Edición Nacional, del lunes 28 de septiembre »

Estado Islámico »

Francia alega “legítima defensa” para su primer bombardeo en Siria

"Golpearemos siempre que nuestra seguridad nacional esté en juego", dice el Elíseo

Carlos Yárnoz París 27 SEP 2015 - 19:50 CEST

Francia dio ayer un paso de gran calado en su implicación en el conflicto sirio y en su creciente participación en la guerra contra el yihadismo. Siete aviones, cinco de ellos cazabombarderos Rafale, destruyeron un campo de entrenamiento del Estado Islámico (EI) en su primer ataque sobre suelo sirio. París, que hasta ahora solo intervenía militarmente en Irak, alega “legítima defensa” para pasar a la acción en Siria, donde el EI, afirma el Gobierno francés, prepara a terroristas que luego realizan ataques en Francia.

Más información

El centro de entrenamiento quedó “totalmente destruido”, aseguró el presidente François Hollande desde Nueva York, donde asiste a la Asamblea de la ONU. “Amenazaba la seguridad de nuestro país”.

 El campamento estaba en el valle del Eúfrates, al sur de Deir Ezzor, al Este de Siria. No hubo víctimas “civiles”, según Hollande. Los aviones partieron de la base Al Dhafra (Emiratos Árabes Unidos) y de otra en Jordania, y fueron dirigidos desde el centro de control de la coalición en Catar.

“El campamento está ocupado y activo”, precisó el Estado Mayor francés. Los bombardeos se realizaron a las 6.30 horas y la operación duró cinco.

El primer ministro, Manuel Valls, sugirió que en el lugar destruido se entrenaban terroristas al señalar que los objetivos son “los santuarios de Daech en los que se forman aquellos que atacan a Francia”. “Nuestro país confirma así su decidido compromiso para luchar contra la amenaza terrorista que constituye Daech (acrónimo del EI)”, señaló El Elíseo al anunciar el bombardeo. “Bombardearemos cada vez que nuestra seguridad nacional esté en juego”. Hollande insistió: “Habrá más bombardeos si es necesario”.

Cambio de planes tras 215 ataques aéreos en Irak

La escasa eficacia militar frente al EI y el régimen sirio, los ataques terroristas en Francia y la oleada migratoria han determinado el cambio de estrategia de París. Desde hace un año, 12 cazas han realizado 215 bombardeos en Irak (un 5% de los de la coalición). Hasta el portaviones Charles de Gaulle se sumó a la operación.

François Hollande anunció el 7 de septiembre que Francia golpearía al EI también en Siria. Es la estrategia para pensar más en esa “solución política” por la que ahora apuestan todos los protagonistas.

De acuerdo con la práctica francesa, los objetivos los determina el jefe del Estado. París actúa con autonomía, como recordó ayer El Elíseo, aunque en coordinación con la coalición que lidera Estados Unidos. “Solo nosotros elegimos las zonas de sobrevuelo y solo nosotros elegiremos los objetivos”, dijo el Gobierno hace tres semanas al Parlamento, donde una holgada mayoría apoya la nueva estrategia.

Este primer bombardeo francés en Siria se produce tres semanas después de que Hollande anunciara sobrevuelos sobre ese país para identificar centros de mando y entrenamiento. A estos últimos se han incorporado cientos de los 1.880 franceses que se han sumado a las filas yihadistas. No se descarta, por tanto, que entre las víctimas de los bombardeos pueda haber ciudadanos franceses.

El pasado agosto, Londres autorizó un ataque aislado con drones en Siria para matar a dos yihadistas ingleses. Alegó el “derecho inherente a la autodefensa”. Francia, el primer país de la UE en dar este salto cualitativo, se agarra ahora al artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas, que dice: “Ninguna disposición de esta Carta menoscabará el derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado contra un miembro de las Naciones Unidas”. En Irak, donde aviones franceses bombardean desde hace un año, Francia alegó una petición del Gobierno iraquí.

"Sólo nosotros elegimos las zonas de sobrevuelo y sólo nosotros elegiremos los objetivos"

Valls aseguró hace una semana en el Parlamento que la amenaza que sufre Francia, el país convertido en el primer objetivo del yihadismo, “procede de zonas que controla Daech (acrónimo del EI)”. Autores de atentados en Francia habían combatido en Siria, Irak o Yemen.

El bombardeo francés ha coincidido con la Asamblea General de la ONU, donde Hollande ha reiterado la nueva estrategia de Francia en Oriente Próximo. A la vez que amplía sus bombardeos a Siria, se muestra convencida de que el conflicto solo se resolverá por vías políticas. Para ello, ha abierto conversaciones, entre otros, con Rusia e Irán, los dos principales apoyos del régimen de Bachar el Asad. Hollande ya ha hablado en Nueva York con el presidente iraní, Hassan Rohaní, a quien recibirá en El Elíseo en noviembre. Antes, el 2 de octubre, visitará el palacio presidencial el presidente ruso, Vladimir Putin.

París rechazaba hasta ahora toda intervención militar en Siria para no reforzar a El Asad. Ahora, como buena parte de los países occidentales, quiere una “transición política” liderada por “elementos del régimen (menciona este término por vez primera) y de la oposición moderada”, como señala El Elíseo, pero sin Bachar.

Los bombardeos de EE.UU todavía no dan los resultados esperados

El presidente sirio, Bashar al-Assad, heredero de la dinastía que gobierna el país desde hace 27 años. La resistencia a su autocrático gobierno inició la guerra civil.Foto:EFE

Desde hace un año, y hasta el 22 de septiembre, la coalición internacional liderada por Estados Unidos ha bombardeado cerca de 7.000 veces (4.444 sobre Irak y 2.558 sobre Siria), según cifras del mando norteamericano. Un 80% de estos bombardeos fueron llevados a cabo por la aviación de Estados Unidos.

Hasta ahora, esta campaña no ha dado los resultados esperados. En Irak, ninguna ciudad de importancia ha sido recuperada de manos del EI por fuerzas progubernamentales. En Siria, aunque el EI fue contenido en la zona kurda a lo largo de la frontera con Turquía, los yihadistas se apoderaron de Palmira, en el centro del país, en mayo y progresan en la región de Alepo, al norte.

En el plano diplomático, tras más de cuatro años de sangriento conflicto que ha dejado 240.000 muertos, la situación sigue más que nunca en un punto muerto.

Irak se alinea con Rusia, Irán y Siria para combatir a Estado Islámico

Abu Bakr el-Bagadadi, califa de Estado Islámico, en una de las pocas imágenes que de él se tienen.Foto:EFE/Archivo

BAGDAD (EFE).- Las autoridades iraquíes confirmaron hoy que han llegado a un acuerdo de cooperación de inteligencia y seguridad con Rusia, Irán y Siria para luchar contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI). Este acuerdo tiene el objetivo de prestar apoyo mutuo y recopilar información sobre el EI, según señaló un comunicado de la Jefatura de Operaciones Conjuntas de Irak, que precisó que Bagdad participa en este ámbito con representantes de la inteligencia militar.