Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

La recuperación plena de la tierra de Israel.

De acuerdo a la información proporcionada por el NYT en los meses pasados, los analistas en Israel y en el extranjero han advertido de que Israel se enfrentará a lo que el ministro de Defensa, Ehud Barak, ha denominado un "tsunami diplomático," ya que en septiembre, la Autoridad Palestina planea llevar el reconocimiento de un estado palestino, basado en la frontera de 1967, a la Asamblea General de Naciones Unidas para su votación. La petición de los palestinos es casi seguro que sea aprobada. 

NYT

Sin embargo muchas opiniones consideran que se debe, de hecho, anexar la comunidades judías de Cisjordania, y recuperar lo que los israelíes denominan el corazón histórico, Judea y Samaria.


Cisjordania

Barrera israelí en Cisjordania:

Mapa de Cisjordania

Mapa de Cisjordania 2

En 1995, como parte de los acuerdos de Oslo, Israel y los palestinos acordaron que "ninguna de las partes tomara ningún paso que cambie el estatuto de la Ribera Occidental y de la Franja de Gaza en espera del resultado de las negociaciones sobre el estatuto permanente." Si el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y el primer ministro, Salam Fayyad, deciden hacer caso omiso de esta sección de los acuerdos mediante la búsqueda en las Naciones Unidas del reconocimiento de la condición de Estado, significaría que Israel, también, ya no estaría  obligado por el contenido de los acuerdos y sería libre de adoptar medidas unilaterales.

La primera consecuencia inmediata sería que toda la asistencia diplomática y de seguridad que Israel ofrece a los palestinos se detenga, y que la transferencia de los ingresos fiscales - más de $ 1 mil millones por año – se pondría fin de manera permanente. Esto por sí solo podría poner en peligro la existencia misma de la Autoridad Palestina.

En segundo lugar, la votación de las Naciones Unidas sobre un Estado palestino le daría a Israel una oportunidad de rectificar el error que cometió en 1967 al no anexar todos los territorios de la Ribera Occidental (como se  hizo con  la mitad oriental de Jerusalén). Esto podría ampliar la competencia total de Israel sobre las comunidades judías y las tierras deshabitadas de Cisjordania, y pondría fin a un vacío legal que existe desde hace 44 años.

Además de su obvia importancia ideológica y simbólica, la legalización de su dominio sobre la Ribera Occidental también aumentaría la seguridad de todos los israelíes, al privar a los terroristas de una base y la creación de una zona  amortiguador frente a las amenazas desde el este.

Por otra parte, se eximiría de su responsabilidad con respecto a los residentes palestinos de la Ribera Occidental, que seguirán viviendo en sus propias  ciudades no anexadas, ya que estos palestinos no tienen la opción de convertirse en ciudadanos israelíes, y se evitaría la amenaza al estado judío y democrático de Israel por una población palestina cada vez mayor.

Mientras que los detractores, sin duda señalarían  las graves consecuencias y la posible condena internacional que seguiría a  este movimiento por parte de Israel, esta no sería la primera vez que Israel tome decisiones controvertidas.

En 1949, el Primer Ministro David Ben-Gurion movió la Knesset en Jerusalén y la declaró capital del Estado de Israel a pesar del plan de partición de Naciones Unidas 1947, que había designado a la ciudad como una zona internacional. Inmediatamente después de la guerra de 1967 de los Seis Días, el Primer Ministro Levi Eshkol anexionó Jerusalén Este y declaró que la ciudad seguirá siendo una entidad única e indivisible. Y en 1981, el Primer Ministro Menachem Begin extendió la soberanía israelí a los Altos del Golán.

En cada uno de estos casos, las acciones de Israel recibieron duras críticas internacionales y amenazas de sanciones, todas estas decisiones, sin embargo, son las piedras angulares de la realidad de hoy.

Estas decisiones estuvieron basadas en la comprensión de que estas acciones sirvieron para fortalecer el Estado de Israel. Las tormentas diplomáticas que soplaron sobre la comunidad internacional se trasladaron pronto a otras cuestiones.

En este contexto si los palestinos deciden que quieren poner fin a los acuerdos de Oslo y comienzan a experimentar con acciones unilaterales, se le presentaría a Israel  una inesperada apertura.

Obama1

Obama: Los cambios en Oriente Medio abren un “nuevo capítulo” diplomático

Por Efe - Agencia - 20/05/2011 Jerusalén | Efe 20 de Mayo

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo ayer que las fronteras de 1967 "no son defendibles" y pidió al presidente estadounidense, Barack Obama –que las propuso como base para la paz– que refrende un compromiso de no exigir la retirada a las mismas.

"Netanyahu espera oír de Obama que refrenda los compromisos americanos a Israel de 2004, que recibieron el apoyo de las dos cámaras.

Estos compromisos tienen que ver entre otros con que a Israel no se le exigirá retirarse a las fronteras de 1967", señaló.

Audio de la conferencia

La unión palestina

Una paz basada en meras ilusiones "no durará", ha afirmado Netanyahu, quien ha subrayado que su Gobierno quiere la paz pero de tal modo que se garantice la seguridad de su país "y no se ponga en peligro su supervivencia". "No tenemos mucho margen de error. La Historia no dará a los judíos otra oportunidad", ha advertido.

Por otro lado, el primer ministro israelí también ha tenido palabras contra el pacto de reconciliación palestino entre Al Fatah, que gobierna Cisjordania, y el grupo radical Hamás, al frente de Gaza, al que ha descrito como "la versión palestina de Al Qaeda".

Al Fatah y la autoridad palestina que encabeza el presidente Mahmud Abás deben elegir "si quieren hacer la paz con Hamás o con Israel. Espero que escojan la paz con Israel", ha sentenciado.

 

Categoria: