Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

ESPAÑA ¿PORQUÉ EL VETO A VOX?

pav

ESPAÑA ¿PORQUÉ EL VETO A VOX?

 

 

 

.

 

Los diputados de Vox, Javier Ortega Smith e Iván Espinosa de los Monteros, en el pleno del Congreso el pasado martes.

El partido de ultraderecha Vox no accederá a ninguno de los 132 cargos a reparto en el total de las 33 comisiones de trabajo del Congreso de los Diputados. El cordón sanitario contra Vox se ha consumado este viernes, en la constitución formal de las primeras 24 comisiones, con la propuesta formulada por el PSOE y a la que el PP le ha dado el visto bueno para no perder las siete presidencias que se le ofrecía. Tras esta decisión, Vox ha estallado, especialmente contra el PP, al que acusa de sumarse a una "exclusión anticonstitucional y discriminatoria de la tercera fuerza política del Congreso". El PP ha asegurado además, en ese clima de desconfianza total entre todos los partidos, que el PSOE le exigió que ninguno de esos puestos fuera ni a Vox ni a Ciudadanos.

Durante la mañana de este viernes se han conformado en el Congreso de los Diputados las 21 comisiones permanentes legislativas de la XIV legislatura y, casi al mismo tiempo, también las de Reglamento, Peticiones y Estatuto de los Diputados. El jueves que viene se completarán las nueve restantes, tanto no permanentes como mixtas con el Senado. En cada comisión hay 37 diputados y una mesa con cinco miembros –un presidente, dos vicepresidentes y dos secretarios– que, además de cobrar un plus que oscila entre los 740 y los 1.516 euros mensuales, son quienes deciden el calendario de trabajo, el orden del día, las visitas, los viajes y los plazos de funcionamiento. Estar en las mesas es determinante para enterarse de cómo se desarrolla el trabajo de cada comisión. Los grandes partidos, como ha sucedido también esta vez entre el PP y el PSOE, suelen situar en las mesas de las comisiones a diputados veteranos y experimentados.

La solemne apertura de la XIV legislatura en el Congreso de los Diputados, en imágenes.

Vox es el tercer partido de los 17 con representación actualmente en el Congreso, con el 15% de los escaños y casi 3,6 millones de votos, pero su ideología de extrema derecha ha llevado a la mayoría progresista de la Cámara, en este caso PSOE y Unidas Podemos, a proponer un cordón sanitario contra esa formación como sucede en otros países europeos. El secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, reconoció abiertamente este viernes en público que propugnan ese veto "por razones de higiene democrática".

En privado, Simancas ha sido incluso más contundente en sus negociaciones con los demás partidos y en particular con el PP al exponer sin tapujos su intención de boicotear cualquier cargo en el Congreso para Vox. Pero también para Ciudadanos.

El portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, acusó este viernes a Simancas de exigir al PP para negociar, "como condición inexcusable", que no se le diera la presidencia de ninguna comisión a esa formación, "despreciando así al millón y medio de votantes" que se decantaron por ese partido en las últimas elecciones del pasado 10 de noviembre. Bal interpretó que el PSOE castiga a Ciudadanos porque esa formación cuestionó el escaso currículo de la portavoz socialista, Adriana Lastra, en la sesión de investidura.

Ciudadanos solo tiene 10 diputados ahora en el Congreso y tendrá complicaciones para cubrir el trabajo en las 33 comisiones de trabajo, porque algunas veces sus sesiones coinciden, pero su portavoz aseguró que si el PSOE lo hubiese permitido habrían accedido a negociar algún cargo. Y aspiraban incluso a una presidencia, que sí ostentarán ahora tanto ERC (13 escaños) como el PNV (seis). PSOE y Cs no han hablado directamente sobre este asunto.

En la anterior legislatura Ciudadanos disponía de 57 escaños y logró cinco presidencias, diez vicepresidencias y 16 secretarías. Vox, que tiene ahora 52 actas, exigía cuatro presidencias, nueve vicepresidencias y 15 secretarías.

El PP, por su parte, asegura que ellos no estaban a favor del veto o cordón sanitario contra Vox o contra Cs, pero que han aceptado el reparto planteado por el PSOE que consagra de hecho ese bloqueo contra la extrema derecha porque habría sido peor quedarse sin ninguna presidencia. "Era un siete o cero", constatan en la dirección del PP. "Y es importante estar en las mesas", recalcan.

Fuentes oficiales del Grupo Popular en el Congreso aseguran que el PSOE y en concreto Rafael Simancas les dejó muy claro en sus negociaciones bilaterales que las siete presidencias que estaban dispuestos a concederles deberían ser única y exclusivamente para candidatos populares y que no podrían entregárselas ni a aspirantes de Vox ni de Cs.

Vox estalló contra ese cordón sanitario. Entienden que es "una marginación y avasallamiento a sus 3,6 millones de votantes". Cargó sobre todo contra el PP por haber accedido a consumar ese acuerdo con el PSOE. Su secretaria general en el Congreso, Macarena Olona, hasta diferenció a favor del PSOE que ese partido había ido "de frente" al anunciar su portavoz, Rafael Simancas, que harían "todo lo posible" para que no asumiesen ningún cargo. Olona, a la salida de la constitución de la Comisión de Interior, explicó que el PP se había abstenido en la votación para que la presidenta resultase finalmente la socialista Ana Botella Gómez, exsecretaria de Estado de Seguridad.

El PP intentó a última hora negociar con Vox que aceptase quedarse sin presidencias (pedían un reparto de cargos proporcional a su 15% de escaños) pero repartirse los hasta 56 puestos restantes, entre vicepresidencias y secretarías. Vox se negó, presentó a sus aspirantes y los votó en solitario. "No acudimos al mercadeo ni asumimos sillas públicas a cambio de nuestra dignidad", enfatizó Macarena Olona, irritada con el PP. Cs votó al final en blanco en todas las comisiones como protesta.

El resultado fue el esperado tras el acuerdo alcanzado antes por el PSOE con ERC, PNV y PP. En el Congreso hay 21 comisiones legislativas permanentes, cinco no permanentes y siete mixtas de trabajo con el Senado. Los socialistas tendrán 17 de esas presidencias, siete los populares, seis Unidas Podemos, una los republicanos catalanes y una los nacionalistas vascos, en estos dos casos como en la anterior legislatura. La Comisión de Reglamento la encabeza Meritxell Batet, presidenta de la Cámara.

https://elpais.com/politica/2020/02/07/actualidad/1581077124_024087.html?ssm=FB_CC&fbclid=IwAR2FF3-8hPKC4mQGflHWARIEJxNvJYVQVT05w0boT8_nUVxl_ryjmn-zr9U

Categoria: