Percy Cayetano Acuña Vigil

Página organizada por Percy Cayetano Acuña Vigil, está dedicada a temas de información y de discusión del urbanismo, el planeamiento y la arquitectura, enmarcados por mi visión de la filosofía política.

Sugerencias

Comentarios recientes

Se encuentra usted aquí

Nobel de Fí­sica

El premio nobel de Física de este año ha correspondido a dos investigadores norteamericanos que vienen trabajando en descubrir los misterios del universo.

En el contexto de la cosmografía según el llamado escenario Big Bang, la radiación cósmica de fondo es un remanente de las primeras fases de formación del Universo. El Universo era entonces un globo radiante en el cual las longitudes de onda sólo se diferenciaban por su temperatura.

Al comienzo, el Universo tenía una temperatura de 3.000 grados centígrados, enfriándose paulatinamente a medida que se expandía. La radiación cósmica de fondo es actualmente de apenas 2,7 grados sobre el cero absoluto, según lo determinaron Mather y Smoot gracias a las mediciones del satélite COBE.

Estos estudios, destacó hoy la Academia Sueca, marcaron el reconocimiento de la cosmología como ciencia precisa, estimándose hoy, por ejemplo, en 13.700 millones de años la edad exacta del Universo.

Tras el COBE, el satélite WMAP proporcionó imágenes aún más claras de la radiación cósmica de fondo, mientras el satélite europeo Planck deberá ser lanzado pronto al espacio para estudiar aún con más detalle esa radiación.

Además de confirmar la teoría del Big Bang, el satélite tuvo la misión de detectar en la radiación cósmica pequeñas diferencias de temperatura que dan una idea de cómo se formaron las galaxias y las estrellas, acumulando en torno a núcleos aislados la materia entonces dispersa, hasta llegar al Universo que conocemos hoy. En este contexto es que estos investigadores estan desarrollando su trabajo que ahora recibe esta distinción.

Percy Acuña Vigil

Transcribimos la noticia. (Publicada en el comercioperu.com)

El Premio Nobel de Física 2006 fue concedido a los estadounidenses John C. Mather y George F. Smoot “por su descubrimiento de la forma del cuerpo oscuro y la anisotropía de la radiación cósmica de fondo”, anunció hoy en Estocolmo la Real Academia Sueca de Ciencias.

Estocolmo (dpa).- Los descubrimientos de ambos científicos se produjeron mediante el satélite COBE, lanzado al espacio por la NASA estadounidense el 18 de noviembre de 1989, en un proyecto de investigación de la formación del Universo, las galaxias y las estrellas que involucró a más de un millar de investigadores, ingenieros y otros especialistas.

Mather coordinó todo el proceso y tuvo la responsabilidad principal en el experimento que reveló la llamada forma oscura de la radiación cósmica de fondo medida por los instrumentos del satélite COBE (Cosmic Background Explorer).

Smoot, por su parte, asumió la responsabilidad de medir las variaciones de la temperatura de esa radiación cósmica de fondo, remanente de las primeras fases de formación del Universo después del Big Bang.

Estos estudios, destacó hoy la Academia Sueca, marcaron el reconocimiento de la cosmología como ciencia precisa, estimándose hoy, por ejemplo, en 13.700 millones de años la edad exacta del Universo.

Tras el COBE, el satélite WMAP proporcionó imágenes aún más claras de la radiación cósmica de fondo, mientras el satélite europeo Planck deberá ser lanzado pronto al espacio para estudiar aún con más detalle esa radiación.

Según el llamado escenario Big Bang, la radiación cósmica de fondo es un remanente de las primeras fases de formación del Universo. El Universo era entonces un globo radiante en el cual las longitudes de onda sólo se diferenciaban por su temperatura.

Al comienzo, el Universo tenía una temperatura de 3.000 grados centígrados, enfriándose paulatinamente a medida que se expandía. La radiación cósmica de fondo es actualmente de apenas 2,7 grados sobre el cero absoluto, según lo determinaron Mather y Smoot gracias a las mediciones del satélite COBE.

Además de confirmar la teoría del Big Bang, el satélite tuvo la misión de detectar en la radiación cósmica pequeñas diferencias de temperatura que dan una idea de cómo se formaron las galaxias y las estrellas, acumulando en torno a núcleos aislados la materia entonces dispersa, hasta llegar al Universo que conocemos hoy.

John C. Mather, de 60 años, se doctoró en física en 1974 en la Universidad de California en Berkeley, y trabaja actualmente como astrofísico en el centro espacial Goddard de la NASA en Greenbelt.

George F. Smoot, de 61 años, nació en Yukon, Florida. Se doctoró en física en 1970 en el Instituto Tecnológico de Massachusetts en Cambridge. Actualmente es profesor de física en la Universidad de California en Berkeley.

El Premio Nobel de Física 2005 correspondió al estadounidense Roy J. Glauber, por su contribución a la teoría cuántica de la coherencia óptica, y John L. Hall (EEUU) y Theodor W. H”nsch (Alemania) por sus contribuciones al desarrollo de la espectrocopía de precisión basada en el láser.

El Comité Nobel concedió ayer el Premio Nobel de Medicina a los estadounidenses Andrew Z. Fire y Craig C. Mello, por el descubrimiento de la interferencia del ARN o la interrupción a voluntad del flujo de información genética, de gran importancia en la lucha contra los virus.

Cartegoria: